Escribo esto sin pensar

”]La herencia de Maldoror [La muerte]
Escribo esto sin pensar. Sólo dejándome llevar por esta nube de pensamientos que flotan en mi mente.
Hoy la muerte de nuevo tan cerca, hoy tengo de nuevo ese nudo en la garganta que quisiera romper en lágrimas. No, no es por él que ya se ha ido, es por mi misma.
Creo que la muerte debe ser hermosa, es como quedarse dormido y soñar, aunque a partir de entonces nuestro cuerpo ya no sea nuestro.
Ahí está uno: riendo, viviendo, soñando, diciendo y de repente nada… un cuerpo rígido y caído. Antes tenía miedo de esa AUSENCIA, de ese “bulto” de carne y hueso.
Ahora no, ahora sólo pienso en ¿Qué soñará?.
Ultimamente mis sueños se han convertido en una realidad alterna, vivo en los sueños, me deleito en ellos. Trasgredo las barreras de la lógica y hago posible el viaje en oceános fantásticos, donde yo con mi cuerpo alado puedo remontar.
¿Será así la muerte?, quizás.
En nuestro idioma la muerte termina siendo un ente “femenino”, cómo una madre, como una amiga, como la amante prohibida. Siendo así, hoy quiero hablar con mi “amiga” y decirle que me preste un poco de su sueño, y me permita platicar con los que ya se han ido. Quisiera sus consejos, su sabiduría de la noche eterna. De su andar por los oscuros pasillos de ese gran castillo de soledad.
¡Ay, de mí!, ¡qué terriblemente humana he sido!. Me doy asco a mi misma, en la búsqueda de la felicidad he errado tantas veces, que he ofendido y he mancillado recuerdos perfectos. La felicidad es una palabra, es un instante dibujado en el rostro, sólo eso… no es eterna. La muerte sí, ella sí es eterna.
¿Qué debemos buscar entonces?, un concilio de alma, eso debe ser. Riqueza y pureza de nuestro ser. ¡Ah!, malditas ambiciones humanas¡ ¿pero que es ahora de uno, sino ambiciona nada?. ¡Maldito hedonismo!, no sé en que momento me convertí en ese ser.
¡Ah, mi querida y bien amada oscuridad, en mi madriguera, con mis letras!, sí, de aquí no debí salir.
Ambiciono las estrellas, el universo, el viaje eterno, y la tranquilidad de mis hijos, del mundo.
Sólo es un camino, no es recto, es escarpado y a veces está minado haciendonos caer una y otra vez. Pero así es ese camino, ahora lo sé, no es el camino de la vida, eso es un error, es el camino hacia la muerte.

[Ya mis abuelos descansan en paz]

Anuncios

Acerca de Veronica Miranda

Mi desarrollo en la escena oscura, data ya de varios años. Participando en distintos proyectos culturales: Música, performance, poesía y cuento. Matter Tenebrarum fue el primer proyecto de corte personal, al cual le siguieron proyectos alternos como por ejemplo la banda punk Agonía y la banda postpunk "Cadáveres" en México D.F. Entrados los noventas el desarrollo de Matter Tenebrarum se vió reflejado en el Necrozine del mismo nombre de distribución gratuita en el Tianguis Cultural del Chopo. Ya entrados en los 2000, y conforme a una sana evolución el proyecto a través de internet denominado "La Herencia de Maldoror", nos llevó a ser una comunidad preferida en msn groups. La oscuridad, la noche como sintesis en las letras. Maldoror, como el sire, y Lautreamont el Icono. Lo fantasmal de nuestros pensamientos, hace de nosotros la tangible idea de que la conciencia no muere. Gracias VM
Esta entrada fue publicada en Kabaret poético y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s